Procesos
proceso creativo portada

Proceso creativo en diseño gráfico

Posted by estantres | Septiembre 18th, 2015 | No responses

Como en casi todas las relaciones humanas la buena comunicación es fundamental para conseguir un objetivo común para ambas partes. Partiendo de esta premisa podemos definir el proceso creativo en diseño gráfico con los siguientes pasos:

proceso creativo

Localización del problema y definición de objetivos

Se trata de conocer profundamente la empresa que vamos a promocionar, saber cuáles son sus expetativas, definir cuál es su objetivo principal, si quiere vender un producto determinado, dar a conocer su empresa, crear una nueva imagen de marca o simplemente cambiarla, etc., y finalmente determinar a qué público quiere llegar con su mensaje. Generalmente el cliente nos proporcionará un breafing con esta información que nos servirá de punto de partida.

 

Investigación y proceso de datos

Una vez definidos los objetivos estudiaremos cuál es la imagen de nuestra empresa, sus normas de diseño corporativas y adaptarnos a ellas, siempre que el cliente no la quiera cambiar, claro. También debemos investigar cuáles son las estrategias que emplea la competencia para conseguir los mismos fines.

Probablemente durante este proceso la cabeza del creativo ya estará en plena ebullición disparando ideas, que aconsejamos ir anotando aunque a priori no sirvan para nada, nunca se sabe qué puede ser aprovechable hasta que estamos metidos en harina. Ahora toca poner todo esto en orden, procesar detenidamente toda la información que hemos recopilado e ir puliendo las ideas más apropiadas.

 

Creación del concepto

En esta etapa comienza el diseño propiamente dicho. El creativo define la estrategia a seguir materializando la idea o ideas elegidas definiendo el estilo que engloba los colores, tipos, formas e imágenes. Ya tenemos el concepto definido.

 

Propuestas y feed-back del cliente

De la etapa anterior surgirán las propuestas de diseño que se enviarán al cliente para que este elija la línea a seguir. La cantidad de bocetos será variable dependiendo de la envergadura del proyecto y, por supuesto, de cuantas musas han inspirado al diseñador. Si el cliente no tiene muy claro qué imagen quiere dar es aconsejable proponer un estilo más arriesgado y otro más conservador, siempre dentro de las premisas que nos han marcado.

 

Diseño y control de cambios

Si ya tenemos la respuesta del cliente indicándonos qué línea vamos a seguir procederemos a realizar todas las piezas de diseño requeridas, incluyendo los cambios que nos vaya dictando hasta tener la aprobación final.

Compártelo:
Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario